Aldi

Aldi Querido Aldi. Para nosotros fue muy duro descubrir tu fallecimiento repentino. Imaginamos que pese a esa entereza que demostrabas y hacernos creer que eras feliz en la protectora , querias volver a vivir donde jamas debiste marcharte y nos obligaron a traerte , en un espacio abierto al aire libre y no en una jaula. Desde el cielo en el que seguro estarás , solo esperamos que alli campes a tus anchas y seas feliz como eras antes de traerte aquí.